Horario de Navidad:

De lunes a viernes: 9h-20h

Sábado: 9h-13 (excepto julio y agosto)

Viernes 9 de diciembre: 9-17h

Jueves 5 de enero: 9-17h

Sábados: 17/12/22 y  7/1/23: cerrado

Festivos: cerrado

blog

El bruxismo: qué es, causas y como tratarlo

Aquí explicaremos con más detalle su significado, las causas y como prevenir o tratarlo.
Que es el bruxismo

El bruxismo aparece con el hábito involuntario de rechinar o estrechar los dientes superiores con los inferiores sin realizar ninguna función. Se trata de un problema que aumenta considerablemente en la sociedad actual, a causa del ritmo de vida que llevamos cada vez más intenso, lo cual hace que el estrés y la tensión emocional del paciente aumenta. De hecho, puede convertirse en un trastorno crónico si la persona por periodos de mucha saturación y estrés.


Tipo de bruxismo

Bruxismo diurno: se produce durante el día. En este caso, se tiende a estrechar los dientes, pero raramente a rechinarlos.
Bruxismo nocturno: se produce por la noche y suelen coincidir ambas actividades, estrechar y rechinar los dientes.
En muchos casos, ambos tipos coexisten. Además, el bruxismo puede clasificarse:
Céntrico: Se da con el rozamiento de las dos estructuras dentales sin movimiento mandibular lateral.
Excéntrico: Se produce rechinada o rozamiento de unos dientes contra otros. Puede ser nocturno o diurno, aunque se produce generalmente durante el sueño.


Causas principales

Hay muchas teorías sobre la causa de su aparición, de momentos se desconoce el verdadero origen de este problema, pero un gran número de expertos coinciden en la idea que el estrés y los trastornos de sueño son las principales causas de esta enfermedad. Sin embargo también se contemplan otros factores que pueden ayudar a la aparición del bruxismo como: la mala alimentación, trastornos respiratorios durante el sueño, alineación inadecuada de los dientes, malas posturas en la hora de dormir o ansiedad, entre otras.

Síntomas del bruxismo


Al estrechar los dientes, se ejerce presión sobre la estructura bucal: músculos, tejidos y mandíbula. Esta presión se traduce en:
• Sensación de carga y tensión muscular.
• Dolor de oído, puesto que algunas estructuras de la articulación temporomandibular se encuentran próximas en el conducto auditivo externo. El dolor puede no producirse en el oído pero ser referido, procediendo de otra zona próxima.
• Dolor de cabeza.
• Sensibilidad muscular, sobre todo por la mañana.
• Sensibilidad dental al ingerir alimentos fríos, calientes o dulces.
• Insomnio.
• Dolor o inflamación de la articulación de la mandíbula.


Sin embargo, estos síntomas son generales, hay personas que rechinan y estrechan los dientes y nunca tienen síntomas. Esto cambia según el estrés que tenga la persona, cuando dure la acción de estrechar y el fuerte que lo haga el paciente, si los dientes no están alineados, la postura del paciente, su capacidad para relajarse o la dieta que lleve a cabo, así como sus hábitos de sueño.

Tratamientos para el bruxismo:

El tratamiento siempre irá relacionado con el hecho que exista riesgo de lesión en los dientes y la posible afectación muscular. Según cuánto de grave sea el caso y la fuerza ejercida sobre los dientes, se aconsejarán diferentes vías de tratamiento:

Férula de descarga:


Es una protección dental de resina o de plástico que se recomienda en casos graves. Trata los síntomas, por lo cual evitará la lesión de los dientes. Desde que se empieza a utilizar elimina el dolor de mandíbula, de jefe o de oídos, así como otras molestias derivadas. El paciente la puede utilizar durante el día, la noche o durante todo el día, dependiendo de la intensidad del bruxismo y de las recomendaciones del especialista. Es importante saber que las férulas de descarga no eliminan el bruxismo.

Relajación:


En algunos casos, algunas personas tienen suficiente con aprender técnicas de relajación y modificación de comportamientos que llevan a cabo durante el día. Esto suele acompañarse de relajación de la musculatura corporal para reducir y eliminar los nervios, el estrés y la ansiedad.

Dentro del tratamiento para el bruxismo se podría incluir un apartado de consejos, que pueden ser de gran ayuda para el paciente:

• Aplicar hielo o calor húmedo en los músculos de la mandíbula.
• Evitar alimentos duros, como por ejemplo nueces o filetes.
• Evitar masticar chicle.
• Beber mucha agua.
• Dormir bien, y la cantidad de horas recomendadas.
• Aprender ejercicios de fisioterapia que ayuden a estirar y recuperar la acción de los músculos y articulaciones de cada lado del jefe.
• Realizar masajes en los músculos del cuello, los hombros y la cara.
• Relajar los músculos de la cara y la mandíbula a lo largo del día, con el objetivo de hacer de la relajación facial un hábito.
• Intentar reducir el estrés diario.


El que nosotros te ofrecemos

Para tratar el bruxismo, a Ilerdent utilizamos la tecnología NOBRUX, una tecnología digital de alta precisión. Con esta tecnología se reproduce el arco dental del paciente a través de imágenes captadas y procesadas en alta definición que reproduce con exactitud las férulas de descarga con materiales biocompatibles de alta calidad.

Esta tecnología permite que el proceso sea mucho más rápido y preciso, garantizando así la comodidad y precisión por el paciente. El equipo de especialistas de Ilerdent te ayudará a mejorar tu bienestar y a descansar mejor en caso de sufrir bruxismo. Ponte en manos de profesionales que cuidarán tu salud bucodental e intentarán que tu experiencia sea tan positiva como sea posible.

Comparteix:

Pide cita online
en solo 3 clics

Quiero recibir las últimas novedades y promociones

Correo enviado correctamente

Redirigiendo en la página de inicio…